14.10.14

Día Uno

Día uno:
El peso ya es demasiado sobre mi espalda, que se tuerce cada vez más y no aguantará mucho más. Ahora que me lo planteo seriamente, no sé si estoy siendo valiente, miedosa o egoísta. Hay que tener valor para pasar la cuchilla por tu muñeca por última vez, valiente hacia la muerte. Miedosa, miedo hacia la vida, miedo a lo que la vida puede hacerme, miedo. Egoísta con las personas que me quieren, pues estoy eligiendo lo que yo quiero cuando también les afecta a ellos.

Pero siento que me da igual. Todo se oscurece a mi alrededor y tengo miedo de que la noche me atrape y debo huir. Me siento enjaulada, atrapada en este cuerpo y no puedo huir. La única salida son mis venas y el vehículo es una cuchilla.

Me siento tan mal. Mucha presión para una sola persona. Tengo que ser perfecta, dura, amable, inteligente y no decepcionar a nadie. Es demasiada presión para alguien adolescente y no puedo más. Cada día que pasa mi situación alrededor empeora. Cada vez oigo a más gente cuchicheando a mis espaldas mientras ando por la calle. Cada vez tengo menos amigos. Cada vez me quiero menos.
No  puedo expresar todo lo que siento en palabras, simplemente no hay palabras tan horrendas en el vocabulario.
Quiero acabar con esto ya. Simplemente, adiós.

1 comentario :

  1. Holaa, te aviso de que te he nominado a un tag: http://losbuscadoresdelibros.blogspot.com.es/2014/10/tagdelasinfancia.html

    Un besoo

    ResponderEliminar