7.7.14

Bajo la misma estrella || Película

4 de julio de 2014, cine inundado.

Vale, a lo mejor es un poco exagerado pero la película ha sido perfecta.

¡Aviso! Alto contenido de spoilers, no leer si no has acabado el libro o ni lo has empezado.
Solo se me ocurre una palabra: perfecta.
Habrá gente que piense que faltaban muchas cosas, como el tema de la novia de Gus, pero hay que pensar que una película no puede ser un calco del libro porque sería eterna. La esencia estaba. Estaba la esencia del amor adolescente, que es digamos la trama principal. Las frases eran calcos del libro y podías ir recitándolas mentalmente. Pero lo mejor de todo es el inicio de la película.

Os pongo en posición: la sala está oscura, ya se han acabado los anuncios y aun no puedes creer que por fin podrás ver todo lo que has imaginado plasmado en la vida real. Enfocan un cielo estrellado y habla Hazel. Si habéis visto el trailer eso es lo que dice: que hay varias maneras de contar una historia de amor, que puedes endulzarla pero esa no es la verdad. Hasta aquí nada impresionante, pero vuelve a hablar Hazel y dice exactamente la misma primera frase que en el libro, ¡exactamente igual! Y en ese momento te empiezas a enamorarte, primero lentamente y después de golpe. La película dura poco más de dos horas. Durante hora y media ríes, miras  el teléfono: solamente queda media hora de película, seguro que ya no lloras. Entonces Augustus y Hazel se sientan en un banco -banco que han robado, por cierto-:  Gus está lleno de cáncer, se muere. A partir de ese momento es cuando comienzas a llorar y ya no paras: lloras cuando Hazel le dice a su madre que la oyó decir que no volverá a ser madre, lloras cundo Isaac y Hazel hablan en el prefuneral, lloras cuando Hazel recibe la llamada, lloras en el preuneral, y cuando en el cine se dejan de oír los sollozos y crees que todo has acabado lloras con la nota de Augustus a Peter. Se encienden las luces y no puedes creer que ya haya acabado. Miras a tu alrededor y la gente se limpia los ojos rojos de llorar. Y se acabó, llevas mucho tiempo esperando  y sientes que ha valido la pena: la película es perfecta.
Es que no se puede decir nada más. No lo han centrado en una película de cáncer, es una película romántica. Es que de verdad no sé qué decir. Si no la habéis visto aun no esperéis más.